toledo columna

El académico del Departamento de Administración presenta un análisis de los países sindicalizados y el nivel económico que han alcanzado.


Se afirma en la Prensa, reiterada hasta el hastío, que un sindicalismo fuerte puede elevar los salarios más allá del aporte del empleado para producir la mercadería ofertada por la empresa en el Mercado. Ergo: Sueldo mayor que su productividad. Eso haría que la empresa no podría remunerar adecuadamente la productividad de los otros factores. Y, por ejemplo, no pueda aprovisionar reservas para la renovación tecnológica, y pierda competitividad, entre en obsolescencia y colapse, perdiendo la sociedad capital-empleos- impuestos. El Apocalipsis y sus caballos terroríficos a pleno galope.

 ¿Es verdad?
A diferencia de las ciencias formales (Lógica-geometría-matemática) donde los argumentos se demuestran dentro de la lógica del mismo argumento (Un tanto tautológico) En las ciencias reales, los argumentos se verifican: Hay que contrastar la hipótesis con la realidad empírica a que se refiere. (Veritas est adequatium intellectum ad rem) Y esta dice que los países más sindicalizados, son también los más productivos. Si se agregan comparaciones geográficas y demográficas, su eficiencia –en todos los planos- resulta casi infinita, comparados con nosotros.

De muestra: un par de botones.
De los ocho países germánicos de Europa Occidental todos con territorios insignificantes comparados con Chile. En aras del espacio de este comentario, sólo dos:
Dinamarca: Geográficamente, dieciséis (16) veces más pequeña que Chile, sin minerales, poca energía y menos de un tercio (1/3) de población, además, envejecida.
Suecia: Con sólo dos tercios (2/3) de nuestro territorio, que si lo ubicáramos en latitud Sur (paralelo 60°) estaría entero en la Península antártica y cuenta sólo con la mitad de población que Chile, también más envejecida. Lo que resume sus limitaciones.


Estos países con enormes déficits naturales y geográficos en relación al nuestro, tienen sin embargo, altas tasas de sindicalización. Suecia, 88% de su masa laboral ¿Chile, infinitamente más rico en recursos? 03%.
¿Han sido siempre países ricos? No, todo lo contrario. No se enriquecieron primero por vía de un Capitalismo salvaje (Chile) Y luego permitieron Derechos laborales. Que es la receta de los economistas y la Derecha chilena: Crecer primero, repartir después... Un larguííísimo y eterno "después"... El proceso en estos países fue inverso. Gracias a la alta sindicalización a comienzo del s XX (acelerada después de la Segunda Guerra Mundial, apoyado en el Plan Marshall) fue posible una gestión tripartita de la economía general, y bipartita en las empresas, con ello los países nórdicos alcanzaron el más alto nivel de Desarrollo de la historia humana.


Nuestra pregunta título queda claramente verificada. El "freno" económico nada tiene que ver con el sindicalismo. Podemos hacer una ampliación "Sin sindicalismo el Desarrollo es imposible. Sólo es posible un Crecimiento predador" (Chile – Sudáfrica) que trataremos en un nuevo comentario.

 

toledo columnaEl derrumbe del Muro de Berlín (1989). El derrumbe de la URSS (1990). El derrumbe comunista también en Polonia, en Checoslovaquia, en Hungría, en Yugoeslavia, en Rumania, en Albania, en Bulgaria, en Ucrania, en Chechenia etc. El capitalismo real implantado en China y en Vietnam, reveló allí sin excusa, al Partido como una oligarquía tiránica con economía privada, más semejante al antiguo Egipto o Babilonia, que a un Estado contemporáneo. Sólo Corea del Norte y Cuba seguían con la vetusta ecuación comunista:

 

Oligarquía política-Economía estatal <-> gestión burocrática-propiedad colectiva

 

El comunismo cubano hacía figura de un zombie de dolorosa y humillante agonía. Con su propia anuencia, ha recibido este pasado miércoles la inyección eutanasia: muerte inevitable con menos dolor. El estado de descomposición se lee en el informe del Comité Central al VI Congreso 2011: “Más de la mitad de la tierra arable está abandonada y el 75% de los alimentos son importados”. La realidad de la manufactura, de los servicios y del comercio, se consigna aún peor. Raúl Castro un año antes, reconoce en el Parlamento: “El tiempo que nos queda es corto, la tarea es gigantesca…Se acabaron los plazos. O hacemos los cambios, o nos hundimos en el precipicio”. La verdad es que desde hace casi tres décadas el PC dejó de recibir la subvención diaria de la URSS, que desde los años ’60 (con esa paridad de compra) era de cinco millones de dólares. (1800 mmUS anuales) Por otra parte, en ese informe no hay una sola autocrítica, a los 60 años de conducción comunista, ni a Fidel, ni al propio Raúl. Los culpables son los burócratas, los revisionistas, los marxistas ortodoxos, los pequeño-burgueses, los imperialistas etc etc. Pero nunca jamás el Partido Comunista cubano.

Cuba es 1/5 del territorio continental chileno, no tiene grandes ríos, no tiene cordillera elevada, ergo nula capacidad hidroeléctrica, tampoco carbón y petróleo, por tanto es un país sin fuentes energéticas. Sus condiciones eólicas y geotérmicas tampoco se pueden traducir en energía industrial. Desaparecida la URSS y aislada en el entorno americano, al comunismo cubano le esperaba la inanición total. La mediación del Papa Francisco y la audacia de Obama, salvan a país y al pueblo, aunque será inevitable la disolución del comunismo, por nulidad funcional, con la nueva realidad que se abrió el Miércoles 17 de Diciembre.

Viernes 19 de Diciembre.

Clipboard01

Hemos conocido recientemente la aprobación del protocolo de acuerdo de reforma tributaria entre Gobierno y oposición. Hace un tiempo se sabe que la meta de alcanzar el 3,2% del PIB (US$8 mil millones) se prorrateará en los próximos cuatro años, de modo que su impacto productivo adverso de corto plazo sea menor. Ha sido un camino complejo, no exento de riesgos, aunque necesario. Pero un vigoroso clima de negocios para su estabilidad requiere también de equilibrios sociales que es necesario subsanar. Una economía como la chilena, alcanzando ya los US$23.000 de ingreso medio (“trampa del ingreso medio”) es más un deseo bien intencionado que realidad. La mala distribución de ingresos se arrastra hace años, y esta no mejorará en el corto plazo. Concentración económica, tejido microempresarial y PYMEs con severas desventajas contractuales, insuficiencia de encadenamientos productivos en las regiones, y una débil calidad de la educación pública, entre otros factores, explican este débil crecimiento de la productividad de la economía chilena de las dos últimas décadas.

El Mercurio, 12 de octubre 2014

Leer artículo completo aquí

Clipboard01

Uno de los temas que se han discutido en Chile con bastante énfasis es el periodo de pago de las grandes empresas a sus proveedores pyme.

Las razones ya han sido latamente discutidas: las empresas pyme a la espera de estos pagos por su venta de bienes y/o servicios consumen su capital de trabajo, lo cual las lleva a endeudarse más allá de su óptimo (déficits de caja operacionales), produciendo alteraciones indeseadas en su estructura de capital.

Generalmente, estos endeudamientos son a corto plazo y a tasas relativamente altas, lo cual consume el justo retorno productivo de las pequeñas empresas.

Un tema recurrente en esta temática es que en muchas industrias existe una gran concentración de mercado, lo cual reduce el poder de negociación de proveedores (gran mayoría de estos son pymes) al momento de establecer condiciones contractuales (plazo, precio, calidad entregada del bien y/o servicio) con empresas de tamaño mayor.

Leer artículo completo aquí

gregorio columnaLa creciente importancia que está adquiriendo la calidad de vida para las personas plantea un conjunto de nuevos desafíos a la gestión de recursos humanos, debido a que son estos especialistas los principales responsables del bienestar de los miembros de la organización. El término calidad de vida hacer referencia a la salud física y sicológica de los trabajadores, incluyendo la dimensión social, cultural y ambiental, incluso más allá del entorno laboral. Los problema vinculados a esta materia se manifiestan en mayor medida en las economías en transición, donde las condiciones de vida tienden a ser más duras que en las sociedades avanzadas.

En este ámbito, las cosas no andan demasiado optimistas en Chile. Una mirada rápida a las cifras relacionadas a la salud mental de los trabajadores (principalmente al estrés), el sobreendeudamiento, las horas de trabajo, las horas de transporte, el sobrepeso y obesidad, confianza y seguridad pública, entre otros, nos indican que muchas personas en Chile viven dentro de una olla a presión a punto de estallar. Esto ha llevado a una visión cada vez más crítica al enfoque de desarrollo centrado meramente en el ingreso y a un creciente llamado a incluir otros indicadores, tales como la salud mental, la calidad de la nutrición, el equilibrio familiar, el tiempo de ocio y esparcimiento, el sentido de satisfacción personal y pertenencia, felicidad, entre otros.

Lamentablemente en nuestras organizaciones se aplica un enfoque más bien burocrático weberiano en el cual la persona íntegra tiende a ser reducida a un mero rol o cargo, ignorando su naturaleza compleja. En general, en las oficinas se habla de problemas que atañen exclusivamente al trabajo; no se pregunta por el tiempo de viaje y la congestión vehicular, los problemas relacionados con la crianza de los hijos, la falta de comunicación con la pareja, el pago de los créditos al banco o los problemas para dormir en las noches; todo eso queda en silencio en la intimidad de lo privado y su solución es sólo responsabilidad del individuo.

El ignorar la calidad de vida de los empleados puede traer consecuencias negativas para las empresas, más todavía si consideramos que los problemas personales no se quedan en la casa y que los problemas del trabajo no se quedan en la oficina. Una premisa como esa supone un racionalismo inexistente en el acontecer organizacional real. Por el contrario, lo que ocurre en la mayoría de las situaciones es que cada problema extra laboral tiende a afectar la calidad del trabajo a través de la falta de concentración, la depresión, el cansancio, la frustración, la preocupación, etc. La gran mayoría de nosotros se ha encontrado alguna vez mirando a través de la ventana, pensando cómo resolver una dificultad personal.

Una perspectiva más realista de atracción, motivación y retención del talento debiera considerar una imagen más amplia del sujeto. Si consideramos que actualmente las empresas buscan el compromiso e involucramiento personal de sus empleados con las metas y objetivos de la organización, incluyendo "la milla extra", el esfuerzo al máximo y la lealtad a toda prueba, quizás valdría la pena explorar una nueva mirada a la gestión de recursos humanos, una que no se limite a contemplar pasivamente como las personas enfrentan solas las dificultades que van más allá de su escritorio.

RH Management
Volumen 73, 9 Pág. 37

 

 

icon facebook gris icon twitter gris icon linkedin gris 

Enlaces FAE

banner prosecucion

London USACH

"banner

postgrados

intranet academica

portal empleos

Enlaces Relacionados

qs-ranking.

mail usach

acreditacion-azul

CONTACTO


Universidad de Santiago de Chile - Avda. Bernardo O'Higgins #3363

Metro Estación Central – Santiago - Edificio F.A.E. Tercer Piso,

Fono: (56-2) 2718 0822 – (56-2) 2718 0825 – (56-2) 2718 0828